• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    Los Turello Plus para empresas familiares

    Los Turello Plus es una programa televisivo que surgió como un iniciativa de Canal C y Los Turello para reflejar semanalmente las historias, los desafíos y los proyectos de las empresas familiaresSe emite todos los sábados a las 20:30por Canal C, señal número siete de Cablevisión Córdoba.

     

     

    El programa es conducido con la impronta familiar y profesional que caracteriza a Los Turello.

     

    Clic aquí para ir a la nota completa.

    Clic aquí para sucribirte al canal de Youtube.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

  • ▼ Ranking

    Assange, y las posibles derivaciones de su captura

    Publicado: 11/04/2019 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. Es posible que a Donald Trump no lo haya entusiasmado mucho la captura de Julian Assange. ¿La razón? Si Gran Bretaña concede la extradición, que ya solicitó la Justicia norteamericana, el controvertido comunicador australiano comparecerá ante magistrados que, seguramente, le preguntarán sobre la participación de WikiLeaks en la difusión de datos de las computadoras del Partido Demócrata robados por hackers rusos para sabotear la campaña de Hillary Clinton.

    Assange es arrestado por policías londinenses en la embajada de Ecuador; sería deportado a Estados Unidos | Foto: lavanguardia.com

    El informe que elaboró el fiscal especial Robert Mueller, tras su extensa investigación sobre el llamado “Rusia-gate”, si bien no encuentra pruebas de “colusión” (colaboración) entre Moscú y Trump o su equipo de campaña, corrobora lo que ya habían confirmado la CIA y el FBI: hubo injerencia de Rusia para hacer que la candidata demócrata perdiera la elección frente al magnate ultraconservador del Partido Republicano.

    Lea también: 26/03/19 | Trump, y el lado oscuro de la victoria sobre sus acusadores

    Mueller no hizo cargos contra WikiLeaks por difundir información que interfirió en la compulsa electoral, porque WikiLeaks no tenía impedimentos legales para hacerlo. Además, no fue ese instrumento informativo -fundado por Assange- el que robó la información confidencial a los demócratas y a su candidata. Al delito lo cometieron agentes al servicio de Rusia.

    No obstante, un juez norteamericano puede preguntarle a Assange si al mantener tratativas con Moscú para la difusión del material que perjudicaría a Clinton, tomó algún tipo de contacto con Trump o su equipo de campaña.

    Nadie sabe qué puede revelar o a inventar Assange si es juzgado en Estados Unidos, pero que este ciberanarquista australiano hable ante los estrados judiciales norteamericanos le debe resultar por lo menos inquietante al jefe de la Casa Blanca.

    ¿Es Assange un forajido global o un Robin Hood de los secretos del poder mundial? ¿Un mercenario o un héroe que revela lo que las potencias quieren ocultar?

    Para muchos, Assange es un rebelde de este tiempo. El equivalente actual a lo que representaron el Che Guevara desde la Sierra Maestra y Daniel Cohn-Bendit desde el “Mayo Francés”. Para otros, no es más que un conspirador con delirios de grandeza.

    Lo indiscutible es que creó una suerte de ciberanarquismo que sacudió el orbe y causó dolores de cabeza a la dirigencia mundial. Una insurgencia informativa que hizo aportes positivos, pero también provocó estropicios sin utilidad y realizó acciones de turbias intenciones.

    La gesta informativa valorable fue revelar crímenes cometidos por los marines de las fuerzas norteamericanas que ocuparon Irak tras vencer a Saddam Hussein. El estropicio inútil que cometió fue volcar a la luz pública un océano de información surgida de cables diplomáticos, perturbando la relación entre países y desestabilizando gobiernos, sin que fuera necesario. Y entre las acciones turbias está la difusión de lo que hackers a-l servicio de Rusia- robaron de las computadoras y teléfonos de la dirigencia demócrata y de Hillary Clinton, colaborando con la conspiración para que Trump sea presidente.

    Lo que parece claro es que la implacable persecución a la que lo sometió Washington no se debió a sus páginas oscuras sino a su aporte positivo: la revelación de crímenes norteamericanos en Irak. El mayor daño a la imagen las fuerzas de ocupación fueron las fotos de las torturas perpetradas en la cárcel de Abú Ghraib.

    Al delito lo cometió la ex soldado Chelsea Manning, que fue quien robó la información de las bases de datos del Pentágono y la CIA y los cables diplomáticos de la Secretaría de Estado. Castigar con rigor al australiano contestatario que difundió esa información, respondería al pánico que genera en las cumbres del poder mundial el ciberanarquismo que practica insurgencia informativa.

    Las denuncias de abusos sexuales en Suecia que lo llevaron, hace siete años, a refugiarse en la embajada ecuatoriana en Londres, fueron desactivadas por la propia Justicia sueca por falta de pruebas. Aunque el cautiverio puede haberlo desequilibrado mental y emocionalmente, la sospecha de que Washington estaba detrás de todos sus percances judiciales, no parece descabellada.

    De hecho, si Ecuador lo entregó ahora, es porque el paso de Rafael Correa a Lenin Moreno llevó a Ecuador desde la vereda en la que están Rusia y sus aliados, a la vereda en la que se encuentra Washington.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia