• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • 0 Multimedia

    ¿Gestación por sustitución en la Argentina?

    La gestación por sustitución -o comúnmente denominada “alquiler de vientre”- no está permitida en la Argentina, de acuerdo con el nuevo Código Civil y Comercial, que está vigente desde el 1° de agosto de 2015. Esta alternativa había sido propuesta por la comisión reformadora, pero no incluida por el temor a la aparición de un negocio en torno de alquilar el vientre a una pareja que, por distintas razones, no puede o no quiere concebir. El abogado Lucas Farías, del estudio Giordano, Lerena & Asoc., explicó en el programa Juan al Medio, de Radio Continental Córdobala presentación que realizaron para permitir dos gestaciones de este tipo. Las razones jurídicas que lo avalarían. Escuchalas. 

    Director de ARGEX (Argentina Experiencial: www.argex.com). Doctor en Ciencias Económicas y Master en Gerencia. Profesor de Universidades argentinas y extranjeras. Consultor nacional e internacional.

  • Resumen de Noticias



  • ▼ Opinión








  • ▼ Ranking

    El voto, la decisión, los juegos

    Publicado: 15/08/2017 // Comentarios: 0

    Por Eugenio Gimeno Balaguer. Llega un momento en que uno debe tomar la decisión. En esos minutos, uno se siente dueño de juzgar las cosas y separar lo que estima que está bien de lo que no está bien, y de lo que quisiera en un futuro cercano. Tal vez sea una ambición desmedida, pero si tenemos en cuenta que otros muchos pueden estar en lo mismo, las coincidencias pueden dar resultados muy poderosos.

    El fuego interior, alejado de la envidia y la avaricia, permite realizar nuestros sueños | Foto: archivo Turello.com.ar

    Los rasgos que hacen atractiva esa situación son la intensidad y la energía que aflora, allí se decide, es decir, se supera la indecisión que pese a dar un mensaje no tiene fuerza de transformación.

    • La fuerza. Hay una fuerza interior y una exterior. De la interior, hay dos clases: la fuerza de la inteligencia y la del corazón, y en ésta, la pretensión de realizar algo que excede las propias posibilidades y el deseo de excelencia.

    Si uno sabe que solo no puede, al menos se siente capaz de poder contribuir. Algunos pensadores clásicos decían que la fuerza es peligrosa porque es fácil que desvíe hacia el orgullo y que lo virtuoso era la humildad.
    Ya en el siglo XIII, San Buenaventura decía que para orientar la fuerza y alcanzar la verdad hay una sola vía: la humildad, la humildad y la humildad (lo repetía tres veces).

    Si la humildad no acompaña y no sigue todo lo que hacemos, la soberbia nos arrebata de las manos el bien realizado en el mismo momento que lo realizamos, y sólo logra el desprecio de los demás, la devaluación, la descalificación. La fuerza desbordada es un poder que necesita aniquilar la libertad del otro para alcanzar satisfacción.

    • Los “juegos” destructivos. Una de las fuentes que los producen es la envidia. Lo que el envidioso no puede tolerar es que alguien pueda sobresalir más que él. Que pueda tener más oportunidades, más poder que él.

    Hay una vieja historia que menciona a un rey que tiene que laudar entre un envidioso y un avaro. En suma, les ofrece pedir algo, y a lo que uno pidiera, el rey le daría el doble al otro. Por supuesto, el avaro decide pedir segundo para recibir más, y el envidioso, después de pensarlo un rato, decide que le arranquen un ojo, así al avaro le arrancarían los dos.

    La avaricia y la envidia son raíces despreciables que subyacen en estos “juegos” de poder y decisión. La avaricia es un pecado contra la justicia, porque ayuda a que alguien o muchos caigan en la indigencia. Por lo general, quien ha perdido la alegría, tiene que consolarse con la posesión de bienes exteriores, pero con el alma empequeñecida que la hace insensible al dolor ajeno, con la jerarquía de los valores personales alterados, animando la corrupción, la traición y poniendo precio a todo.

    • El valor de la decisión. Son los valores preferidos los que la sustentan y, con ellos, la creencia de que podremos construir, con la gente en que pensemos y con nuestra participación, una realidad donde exista la seguridad frente a la inseguridad; la valentía frente al miedo; el optimismo frente al pesimismo; la autoestima frente al autodesprecio; actividad frente a pasividad; alegría frente a tristeza; ánimo frente a depresión; sociabilidad frente a insociabilidad; empatía frente a autismo afectivo; compasión frente a inhumanidad; estabilidad emocional frente a inestabilidad; resistencia frente a vulnerabilidad.

    De nosotros depende.

    Director de ARGEX (Argentina Experiencial: www.argex.com). Doctor en Ciencias Económicas y Master en Gerencia. Profesor de Universidades argentinas y extranjeras. Consultor nacional e internacional.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia