• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    El origen del nuevo coronavirus

    Más allá de las especulaciones sociales que existen sobre el origen del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, qué se sabe desde el punto de vista de la genética.

     

    «Los datos científicos más firmes indican que la probabilidad de que se haya originado por ingeniería genética (en un laboratorio) es baja comparada con la probabilidad de que sea una zoonosis«, dijo el doctor en Ciencias Químicas, en Medicina y Cirugía, Alberto Luis Rosa.

     

     

    Clic aquí para ir a la nota completa.
    Clic aquí para suscribirse a la canal de Youtube de Los Turello.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

  • ▼ Ranking

  • La vileza y la imbecilidad en los tiempos del coronavirus

    Publicado: 17/03/2020 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. En los escenarios de desastre sobresalen las conductas heroicas y la solidaridad, tanto como los comportamientos despreciables y las actitudes estúpidas.

    El entrenador que golpeó al guardia que intentó hacerle cumplir la cuarentena quedará para siempre como un imbécil vandálico.

    Los jóvenes que están siempre ensimismados en sus celulares, desinformándose y rechazando por exageradas las advertencias de los mayores, quedarán como un modelo de estupidez generacional que servirá de ejemplo de lo que no hay que hacer para futuras generaciones.

    Los que se empecinan en seguir dando la mano, abrazando, besando y acercándose demasiado, argumentando que no hay que propagar el pánico, son parte de la amplia variedad de imbecilidades que ya está quedando expuesta.

     

    Vileza, también en la política

     

    En la política y la economía también quedan expuestas las vilezas y mediocridades que merecen ser repudiadas. Por ejemplo, los gobernantes que intenten convertir este cataclismo en un escenario donde posar de héroes épicos, buscando sacar ventaja a sus opositores, en lugar de sumarlos a la lucha contra el flagelo. Y también los opositores que se sientan a juzgar cada conducta y cada error que pueda cometer el gobernante.

    En Argentina, lo más grave no son los errores que el presidente y sus ministros puedan cometer, sino quienes intentan sacar ventaja de la situación haciendo la guerra política con bombardeos de críticas en lugar de cerrar filas para colaborar.

    Una mirada sobre el mundo de estos días muestra que todos los gobiernos están improvisando y corrigiendo errores sobre la marcha.

    Los gobiernos de las principales potencias, incluidas China, Estados Unidos y las potencias de la rica Europa han cometido errores y han revertido políticas que días antes habían impulsado. El gobierno británico tuvo que dar un giro de 180 grados en la política inicial frente al coronavirus.

    Las redes sociales, cuando no, expandieron por la sociedad la infección del odio político, en lugar de expandir razonabilidad. Muchos en el espacio no-kirchnerista y no-peronista se hicieron eco de las críticas que leyeron o escucharon contra Alberto Fernández.

    La verdad es que el presidente no ha cometido más errores y contradicciones que el resto de los gobernantes del mundo. No puede ser de otro modo frente a una situación sin precedentes en la historia.

    Hasta aquí, lo importante es que Alberto Fernández está usando un tono razonable y actuando con buena voluntad. Eso es lo que no están haciendo los miembros de la sociedad que observan este drama global desde adentro de la grieta. Los hay de todos los colores políticos.

    La buena noticia fue ver la razonabilidad y el tono desprovisto de ideología que el presidente, el jefe de gobierno porteño Rodríguez Larreta y el grueso de los gobernadores están utilizando.

    Larreta, Fernández y Kicillof en la conferencia de prensa | Foto: Casa Rosada.

    Los que están actuando desde la especulación política tanto en el oficialismo como en la oposición, deberán ser sancionados por la crítica de la sociedad. O más bien, la parte de la sociedad que no está infectada de ideologismo y odio político al punto de resultar contraproducentes en un momento que impone sumar esfuerzos y acordar políticas y actitudes.

    Un momento en el que también deben quedar expuestos todos los que especulen para beneficiarse económicamente de esta crisis.

    La codicia inescrupulosa, así como la especulación política y todas las formas de imbecilidad que resta cuando se impone sumar, quedarán expuestas ante toda la sociedad como expresiones de lo deplorable.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia