• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    Los Turello Plus para empresas familiares

    Los Turello Plus es una programa televisivo que surgió como un iniciativa de Canal C y Los Turello para reflejar semanalmente las historias, los desafíos y los proyectos de las empresas familiaresSe emite todos los sábados a las 20:30por Canal C, señal número siete de Cablevisión Córdoba.

     

     

    El programa es conducido con la impronta familiar y profesional que caracteriza a Los Turello.

     

    Clic aquí para ir a la nota completa.

    Clic aquí para sucribirte al canal de Youtube.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

  • ▼ Ranking

    Ucrania, un llamado de atención para Argentina

    Publicado: 24/04/2019 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. Para la Argentina es importante mirar a Ucrania. Como los ucranianos, los argentinos se fueron desencantando de los sucesivos gobiernos. El desencanto con el actual Gobierno nacional, los pone en riesgo de tentarse con poner la marcha atrás y regresar al liderazgo cuya demagogia generó gran parte de los problemas económicos que Mauricio Macri no pudo solucionar. La tercera posibilidad que asoma -aún muy tímidamente-  está dentro del campo de la normalidad dirigencial.

    Un cómico, que tenía una serie sobre un presidente honesto, ganó las elecciones sobre la dirigencia política tradicional | Foto: elpais.com

    Pero cuando las frustraciones agotan la confianza en la clase dirigente, irrumpe la tentación de apostar al antisistema. Y eso es como lanzar una moneda al aire: la suerte dirá si el experimento es un acierto o un desastre.

    Ucrania es una muestra del deambular errático que desemboca en el antisistema.

    Como el dios Jano, la deidad romana cuya efigie tiene dos caras contrapuestas, Ucrania tiene dos caras contrapuestas. Una, mira a Rusia y la otra, a Europa. Ambas tironean el mapa hacia el Este y el Oeste.

    El alma de Ucrania está habitada por un espíritu ruso y otro europeo. La pulseada que mantienen desde la disolución de la URSS ha sido, hasta ahora, la puja principal. Pero en los últimos años se sumaron otras. Primero, con la irrupción de outsiders que aglutinaron el voto decepcionado con los políticos. Y ahora con la irrupción del antisistema, que aglutina el descontento con toda la clase dirigente.

    El humorista de televisión Volodimir Zelensky llega a la presidencia montado en la última ola de desencanto.
    Obviamente, la primera ola de desencanto fue con la Unión Soviética. Por eso, a Leonid Kravchuk, quien acordó con el ruso Boris Yeltsin y el bielorruso Aleksandr Lukashenko, la disolución del Estado creado por Lenin, los ucranianos le perdonaron haber sido un burócrata de la nomenclatura comunista.

    Tanto Kravchuk como su sucesor, Leonid Kushma, expresaban al país proruso, moción fuertemente apoyada por las comunidades ruso parlantes mayoritarias en el Este. Pero la ola de desencanto por los pocos resultados de esos gobiernos, alentó al espíritu proeuropeo (antiruso), que es fuerte en el Oeste. Estalló así la “Revolución Naranja” y el antiruso Viktor Yushchenko, con la cara deformada por el veneno que le inocularon agentes de Moscú, se convirtió en el primer presidente antiruso.

    El desencanto de los ucranianos es tanto con líderes proeuropeos como prorusos, identificados como la dirigencia política tradicional de Ucrania.

    Otro incidente que agravó la grieta ucraniana fue la separación de Crimea de Ucrania, alentada por los habitantes y líderes prorusos. Las comunidades rusoparlantes se levantaron en armas en la región del Donbas para romper con Ucrania.

    Ante el fracaso de la dirigencia tradicional, el electorado buscó otras soluciones. Allí estaba el millonario empresario de la industria chocolatera Petro Poroshenko. Pero también defraudó las expectativas. Aunque Poroshenko no era un político tradicional, como empresario influyente era clase dirigente.

    Y la última ola de desencanto fue contra toda la clase dirigente. Por eso el electorado buscó en la antidirigencia. Y allí estaba el joven actor que satirizaba a los políticos en un programa cómico, exponiendo vicios como la burocratización, la arbitrariedad y la corrupción.

    La mayoría de los ucranianos se valió de Volodimir Zelensky para sacar del gobierno a la clase dirigente. Esa opción en medio de una guerra interna que puede desembocar en una guerra abierta con Rusia, se parece a un salto al vacío. No obstante, entre las particularidades del presidente electo, además de la falta de experiencia, está la posibilidad de situarse por encima de los dos espíritus que dividen a Ucrania.

    Zelensky es el primer ruso parlante, o sea de la etnia de origen ruso y partidaria de la alianza con Moscú, que llega al poder con un discurso proeuropeo.

    Estos rasgos generan la situación más novedosa. Si la inteligencia de Zelensky es tan grande como su osadía y temeridad, el presidente electo podría resolver la encrucijada que implica para Ucrania ser como la efigie del dios Jano.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia