• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    LTDB Review

  • Mirá el último micro de Los Turello de bolsillo (LTDB) emitido en El Doce ▼

     

     

    Clic aquí o escanea el código QR para suscribirte al canal de Youtube de Los Turello.

    Escanea este código QR y suscríbete al canal de Youtube de Los Turello.

  • ▼ Ranking

    D’Elía y la sombra del antisemitismo

    Publicado: 26/06/2014 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. Rafael Araya Masry, secretario de Relaciones Exteriores del partido filokirchnerista MILES y un estrecho colaborador de Luis D’Elía mostró su antisemitismo, al retuitear una foto de Paul Singer, dueño del fondo buitre más duro contra la Argentina, llamándolo “sionista”.

    El mensaje y la foto retuiteada por Rafael Araya Masry | Imagen: Itongadol.

    No todo judío es sionista, pero es lógico deducir que todo sionista es judío. El sionismo es el nacionalismo israelí, porque surgió del pensamiento que Theodor Herlz expuso en el libro El Estado Judío. A partir del “caso Dreyfus”, parodia de juicio contra un capitán francés a quien se condenó por ser judío, el intelectual húngaro se convenció de que los judíos estaban condenados a ser una comunidad inerme e indefensa ante la arbitrariedad y los pogromos.

    Por eso, planteó la necesidad judía de tener su propio Estado, para lo cual es imprescindible un territorio. De ese planteó surgió el Movimiento Sionista, que trabajó por la creación de Israel.

    ❝Es grave el juego de asociación que hizo el dirigente del partido cristinista MILES… algo que el antisemitismo practica desde el renacimiento❞.

    No está claro que Paul Singer, titular del fondo Elliot-NML, sea sionista (probablemente sí), lo que está claro es que es judío. Por lo tanto, lo que el dirigente del partido de D’Elía quiso resaltar a través de Twitter es la procedencia étnica y no la filiación ideológica del aludido.

    El efecto buscado no puede ser otro que asociar la imagen de la insensible e inescrupulosa voracidad financiera de la peor calaña con el judaísmo;  (lo describió William Shakespeare en El mercader de Venecia), y que fue llevado al paroxismo por los nazis.

    Sin dudas que es grave el juego de asociación que hizo el dirigente del partido cristinista MILES. Es inevitable sospechar, entonces, la intención de estigmatizar a los judíos, colocándolos a la sombra de un buitre. Y no cualquier buitre, sino el duro dueño de fondos en default que está poniendo en jaque a la economía argentina.

    Más inevitable aún cuando se trata del dirigente de un partido cuyo máximo exponente, Luis D’Elía, simpatizaba con Mahmud Ahmadinejad, el presidente iraní que negaba abiertamente el genocidio cometido por los nazis contra los judíos de Europa y clamaba por “borrar del mapa” a Israel.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia