• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    El "fino equilibrio" entre la salud y la economía

    El Dr. Ariel Aleksandroff, secretario de salud municipal de la ciudad de Córdoba, dijo que existe un «fino equilibrio» entre las nuevas medidas sanitarias, las adaptaciones y los controles de las actividades económicas durante la pandemia.

     

    Además,  el funcionario compartió detalles del operativo sanitario municipal denominado «Nos encontramos en tu barrio», a través del cual se realizan testeos de COVID-19 y otras prácticas médicas en campamentos móviles que recorren la ciudad.

     

     

    En lo que respecta a la vacunación, insistió en la iniciativa municipal, con ayuda de varias organizaciones sociales, de fomentar el registro de mayores de 60 años en el sitio vacunacioncovid19.cba.gov.ar. Inclusive de aquellos sin acceso a Internet.

     

    Clic aquí para suscribirse al canal de Youtube.

    Periodista especializada en temas de Espectáctulos. Ex editora del Suplemento Espectáculos del diario La Voz del Interior. Autora de numerosos trabajos y entrevistas sobre temas de la vida cotidiana.

  • ▼ Ranking

  • Hoy Twitter importa más que el rating

    Publicado: 24/03/2014 // Comentarios: 0

    Por Rosa Bertino. La vieja sociedad del espectáculo se las ingenia para sobrevivir, pero no sabe para dónde disparar. Aquello que conocemos como “la realidad”, “la vida” o los “seres reales”, le está sacando mucha ventaja.

    Primer almuerzo de 2014: Mirtha Legrand con Araceli González, Isabel Macedo y Carla Petterson, entre otros / Crédito: www.eltrecetv.com.ar

    Primer almuerzo de 2014: Mirtha Legrand con Araceli González, Isabel Macedo y Carla Petterson, entre otros / Crédito: www.eltrecetv.com.ar

    Para colmo, las ficciones vernáculas se copian entre sí. Nada que ver con una tira como Avenida Brasil, que tiene un ritmo vertiginoso y un guión con muchas idas y vueltas.

    Las notas promocionales o las tapas de revista ya no alcanza para tener repercusión, ni rating. Hoy hay que estar en Twitter. En su debut, Mirtha se esforzó por lograr que los espectadores empezaran a mandarse mensajitos. “Poné rápido …, que están hablando de … o mostrando …”, es la consigna que los productores y conductores buscan generar.

    La veterana anfitriona incluso sacó a relucir aquel affaire de su nieta Juanita Viale con Martín Lousteau, actual marido de una de las invitadas (Carla Peterson). Obvio, ahí nomás tuvo que cambiar de tema. Fue patético. Ni eso, ni la cara de embole de Isabel Macedo, lograron disparar la mensajería electrónica.

    Demás está decir que el periodismo no corta ni pincha, con este medio de comunicación al instante. Por si fuera poco, en la escuela o instituto de las mal llamadas Ciencias de la Información ni se enteran de que las cosas han cambiado. A los alumnos les siguen predicando el manual de algún semiótico francés que con suerte usaba la Olivetti.

    Hubo varias notas promocionales de Guapas y del regreso de Mirtha Legrand, pero eso ya no alcanza para tener repercusión, ni rating. Hoy hay que estar en Twitter.

    La tecnología va más rápido que el lenguaje. Sabemos que existe, y funciona como un relojito. Nos avisa que en el mundo se generan unos 65 millones de tuits al día. El domingo pasado, la octogenaria reina de los almuerzos movilizó muy pocos. Convengamos que ese formato, y el de los paneles de chimentos lucen un tanto obsoletos. Hasta se entiende que la gente joven prefiera provisionarse de chismes (supuestamente frescos) a través de la red.

    La televisión pronto cumplirá 90 años, si tomamos como punto de partida la transmisión experimental de la BBC en 1927. Según algunos biógrafos, la Web tiene 25 años de vida. Twitter arrancó en el 2007, y es a la Web lo que los SMS (siglas de short message service / servicio de mensajes breves) a la telefonía celular.

    A poco de andar, Twitter ya genera tantas suspicacias como el rating en su momento. Por ejemplo, acá circula la leyenda de que los “twitteros K” cobran por ese trabajo. Los panelistas televisivos tienen apalabrada a media familia, para que entren a darle al Whatsapp o similares, apenas arranca su programa. Y no deja de ser sugestivo que un Tinelli lo tenga a Jorge Rial de vocero vía Twitter.

    Pero el grueso de la población le “cree” más a Twitter que a la tele.

    Periodista especializada en temas de Espectáctulos. Ex editora del Suplemento Espectáculos del diario La Voz del Interior. Autora de numerosos trabajos y entrevistas sobre temas de la vida cotidiana.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia