• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    LTDB Review

  • Mirá el último micro de Los Turello de bolsillo (LTDB) emitido en El Doce ▼

     

     

    Clic aquí o escanea el código QR para suscribirte al canal de Youtube de Los Turello.

    Escanea este código QR y suscríbete al canal de Youtube de Los Turello.

  • ▼ Ranking

    Nelson Mandela: la proeza heroica; el milagro político

    Publicado: 05/12/2013 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. Hay líderes cuyas luchas los convierten en próceres nacionales. Pero hay otros, cuyas luchas trascienden las fronteras, convirtiéndolos en próceres mundiales. Esos son los imprescindibles de los que habla el poema de Bertold Brecht.

    Por la particularidad de su lucha, la resistencia pacífica, el Mahatma Gandhi entró al selecto Olimpo de los próceres mundiales. Es la dimensión de la historia donde seguramente ingresará Nelson Rolhilahla Mandela.

    Una proeza heroica y un milagro político lo convirtieron en héroe de la humanidad.

     

     Una proeza histórica ▼ 

    La proeza heroica fue resistir un encarcelamiento atroz hasta vencer un régimen de segregación racial humillante y brutal: el apartheid.

    Por su participación en Umkhonto ue Sizwe (Lanza de la Nación), el brazo armado del Congreso Nacional Africano (CNA), fue encarcelado en 1964. De los 25  años que pasó en prisión, 18 transcurrieron en la celda número 5 del pabellón B de Robben Island, la feroz prisión situada en la bahía de Ciudad del Cabo.

    El pabellón B era el de los presos políticos y el régimen carcelario tenía por objetivo la destrucción intelectual y moral del reo. Por eso la celda 5 era era un pequeño agujero con una lámpara encendida las 24 horas del día y una diminuta ventana que daba a un patio interno.

    De los 18 años que pasó allí, 9 fueron en condiciones de aislamiento total. Pero ese encierro absoluto lo convirtió en un referente de la resistencia negra contra el feroz régimen de la minoría blanca. Por eso el presidente Pietr Botha le ofreció al menos tres veces la libertad a cambio de que cesara su lucha contra el apartheid, a lo que Mandela respondía permaneciendo en la pequeña celda que lo convertía en un gigante libertario.

    Cuando el último presidente blanco, Frederik de Klerk, lo liberó para que condujera la conversión de Sudáfrica en una democracia, de la celda 5 del pabellón B de la infernal prisión insular, salió una suerte de Buda, cuyo liderazgo y autoridad moral salvaron al país de una guerra civil.

    La proeza heroica de Mandela fue vencer desde una celda un régimen brutal y poderoso. El mundo lo admiró por ese logro que lo convirtió en prócer viviente de los sudafricanos.

     

     Un milagro histórico ▼ 

    Pero luego pasó de la admiración a la veneración, porque tras la proeza heroica, el preso político más célebre del siglo 20 hizo un verdadero milagro político.

    Mandela presidente logró erradicar el odio en una sociedad con razones objetivas para hundirse en una guerra civil. Fue producto de su inteligencia, humanismo y carisma pacificador. Y si faltaba algo más en esa vida convertida en un mensaje a la humanidad, llegó su renuncia al poder.

    Al concluir su mandato presidencial, anunció que sería el primero y el único, consagrando la candidatura de su sucesor Tabo Mbeki. Las encuestas mostraban que hasta la minoría blanca deseaba que “Madiba” siguiera siendo el presidente. Tenía todo a su disposición para continuar gobernando el tiempo que él quisiese, pero lo que quiso es dejar el poder para que la democracia sudafricana se enriqueciera con la alternancia.

    Por eso, Sudáfrica se apresta a despedir a un prócer y el mundo a un héroe de la humanidad: Nelson Rolhilahla Mandela. 

     


    Somos un equipo de profesionales que nos apasiona contar de una manera simple, sincera e independiente los principales sucesos que se desarrollan en el ámbito de la economía, sociedad, tecnología, deportes y showbiz.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia