• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    El "fino equilibrio" entre la salud y la economía

    El Dr. Ariel Aleksandroff, secretario de salud municipal de la ciudad de Córdoba, dijo que existe un «fino equilibrio» entre las nuevas medidas sanitarias, las adaptaciones y los controles de las actividades económicas durante la pandemia.

     

    Además,  el funcionario compartió detalles del operativo sanitario municipal denominado «Nos encontramos en tu barrio», a través del cual se realizan testeos de COVID-19 y otras prácticas médicas en campamentos móviles que recorren la ciudad.

     

     

    En lo que respecta a la vacunación, insistió en la iniciativa municipal, con ayuda de varias organizaciones sociales, de fomentar el registro de mayores de 60 años en el sitio vacunacioncovid19.cba.gov.ar. Inclusive de aquellos sin acceso a Internet.

     

    Finalmente, Aleksandroff se refirió al estado de los hospitales y dispensarios municipales.

     

    Clic aquí para suscribirse al canal de Youtube.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

  • ▼ Ranking

  • Menem, uno de los rostros del peronismo

    Publicado: 14/02/2021 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini. ¿Cuál fue el rasgo esencial de Carlos Menem: el carisma, la simpatía, la corrupción, la frivolidad, el estatismo populista de sus tiempos de gobernador de La Rioja o el reformismo liberal de sus presidencias? Menem fue todo eso pero, esencialmente, fue peronista.

    ¿Qué significa esto? Que era un líder cuyo principal instinto fue el pragmatismo

    Un momento dramático: Menem negocia con Alfonsín en Olivos la transición en 1989, en medio de una hiperinflación y disturbios en las calles | Foto: infobae.com

    La capacidad de ser lo que impone la visión predominante de cada momento, y la decisión de asumir esa posición dominante del modo más explícito posible.

    Fue peronismo ostentar como trofeos una Ferrari y exhibirse con una dirigente neoliberal –María Julia Alsogaray-, pero también lo fue dar impunidad a Montoneros y presentar sus crímenes como necesarias y heroicas proezas.

    Si hubiera llegado al poder al comenzar el siglo 21, habría gobernado de manera similar a como lo hizo Néstor Kirchner. Por la misma razón de haber gobernado una provincia durante la década de 1990, Kirchner lo hubiera hecho como Menem.

    Menem en 1994 recibió los elogios de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en su visita a Santa Cruz | Foto: infobae.com

     

    Menem y Kirchner, exponentes peronistas

     

    Menem y Néstor Kirchner fueron cabales exponentes del peronismo; un rasgo esencial del movimiento creado por Juan Perón es expresar -antes que otras fuerzas- las tendencias predominantes en distintos momentos de la historia.

    Menem y Néstor Kirchner fueron cabales exponentes del peronismo; un rasgo esencial del movimiento de Juan Perón es expresar -antes que otras fuerzas- las tendencias predominantes en distintos momentos de la historia. 

    Porque las tendencias políticas y económicas eran diferentes, fue diferente el Perón de la primera mitad del siglo 20, con el que regresó del exilio en 1972.

    Cuando el dirigente riojano llegó a la presidencia, la tendencia con mayor gravitación era el llamado “Consenso de Washington”. El Estado se replegaba y dejaba la economía totalmente en manos del mercado.

    El caudillo riojano había gobernado la provincia acrecentando el Estado y el gasto público, pero cuando fue presidente, puso en marcha el mayor proceso privatizador de la Argentina y se abrazó políticamente a María Julia Alsogaray, la ortodoxia libremercadista y anti-estatista.

     

    A favor y en contra

     

    Méritos de su presidencia figura haber terminado con la hiperinflación de la década de 1980; haber privatizado servicios públicos que ni siquiera el estatismo kirchnerista quiso re-estatizar; haber clausurado al servicio militar obligatorio y haber gobernado sin inocular odio político y tratando de manera amigable a la oposición.

    El lado oscuro de sus dos presidencias es extendido y denso. El indulto a militares que cometieron violaciones a los derechos humanos y también a las organizaciones armadas que perpetraron los asesinatos y secuestros que debilitaron la democracia de la primera mitad de la década de 1970.

    También caracterizaron a Menem la frivolidad y la corrupción, con capítulos particularmente graves: la explosión de la fábrica militar de Río Tercero y la impunidad para los autores de la masacre de la AMIA.

    Y la lista continúa hasta perderse bajo posibles acuerdos con el kirchnerismo para canjear apoyo desde su banca en el Senado por la impunidad con que logró llegó hasta el final de su vida.

    El último Carlos Menem se concentró en eludir los estrados judiciales, por eso ocupó su banca de manera imperceptible para la sociedad, con la protección del kirchnerismo.

    Si hubiera gobernado a partir de 2003, lo habría hecho como Néstor Kirchner, porque, en ese momento, el continente abandonaba el Consenso de Washington y volvía al estatismo y las regulaciones.

    Politólogo y periodista. Analista político en medios argentinos y del exterior. Profesor y mentor de Ciencia Política en la Universidad Empresarial Siglo 21 (UES21). Autor de varios libros, el último de los cuales es la La Gravedad del Silencio.

    Loading Facebook Comments ...

    Ingresá tu Nombre

    Ingresá tu Mail

    Leer normas de convivencia