• ▼ Suscríbete
  • ▼ Hazte Fan
  • Resumen de Noticias



  • 0 Multimedia

    Hot Sale 2020: ¿cómo aprovechar las promos y los descuentos?

    ¿Qué es el Hot Sale? ¿Quién lo organiza? ¿Cuándo es el Hot Sale 2020? ¿Qué particularidades tiene la edición de este año? ¿Cómo aprovechar los descuentos y las promociones?

     

    En el siguiente video, Sebastián Turello y Mateo Navarra -director de comisiones del Interior de la CACE (Cámara Argentina de Comercio Electrónico)- responden estos interrogantes y comparten algunas sugerencias para las compras online.

     

    Clic aquí para suscribirse al canal.

    Clic aquí para ir a la nota relacionada.

  • ▼ Ranking

  • Autor

    El juicio histórico que opaca a Lula

    Publicado: 10/08/2012 // Comentarios: 0

    Por Claudio Fantini.

    Es posible que Dilma Rousseff se haya dedicado a echar funcionarios sospechados de corrupción para que el “juicio histórico” que está en marcha, debilite sólo la imagen de Lula y fortalezca la de ella.

    De hecho, así ocurrirá si el jurado encuentra culpable a los acusados en el caso de corrupción que sacudió al primer gobierno del PT. Y si la actual presidenta concluye este mandato con los niveles de aprobación que tiene hoy, el resultado del proceso por el escándalo bautizado mensalao, será que Lula no podrá volver a postularse, teniendo que resignarse a apoyar la reelección de quien lo sucedió en el cargo.

    De tal modo, Dilma habrá sido favorecida dos veces por el mensalao (en alusión a la “mensualidad” que recibían los acusados por apoyar los proyectos oficiales), ya que el estallido del escándalo, en 2005, provocó las renuncias que le abrieron el camino a la jefatura de Gabinete (Casa Civil), cargo desde el cual descolló como funcionaria y deslumbró al carismático mandatario.

    El mensalao fue la versión brasileña de los sobornos en el Senado argentino. Como en el escándalo cayó nada menos que la mano derecha de Lula, el entonces todopoderoso José Dirceu, la mancha terminó opacando la imagen del ex presidente, aunque no haya sido procesado.

    Dilma, en cambio, se fortalece porque, en contraste con todos los que la precedieron en el Planalto, es la primera en demostrar tolerancia cero con la corrupción.

    El contraste también opaca imágenes políticas más allá de las fronteras de Brasil. La presidenta argentina, por caso, en lugar de indignarse con sus funcionarios sospechados de corrupción, se indigna con los jueces y fiscales que intentan investigarlos, creando blindajes judiciales para proteger a quienes debieran ser investigados.

    Desde que recuperó la democracia, Brasil ha dado significativos pasos contra la corrupción que caracteriza a su clase dirigente, a pesar de la proverbial permisividad de la sociedad brasileña. El primer paso fue nada menos que el juicio político que destituyó al presidente Collor de Mello, por el manejo corrupto de los fondos de campaña que hizo su tesorero, Paulo César Farías. El segundo paso fue la caída de Dirceu, Dalubio Soares y Roberto Jefferson, entre otros jerarcas del PT y políticos aliados a Lula, al estallar el escándalo que ahora está siendo juzgado. Y el tercer paso contra la corrupción endémica, es la actitud de una presidenta que separa del cargo a sus funcionarios sospechados, en lugar de protegerlos con blindajes judiciales. Leer +

    Siria se partiría en dos

    Publicado: 05/08/2012 // Comentarios: 1

    Por Claudio Fantini.

    Si cae el régimen, Siria podría dividirse, como ocurrió en China cuando el régimen derrotado por la revolución comunista se atrincheró en Taiwán, separándola hasta el día de hoy del resto del gigante asiático.
    En Siria, la minoría alauita fue la elite del poder desde el golpe que entronizó a la familia Al Assad en 1970. Es el 12 por ciento de la población, contra el restante 70 por ciento, que representa a los sunitas. Si esa mayoría que sufrió marginación y represión finalmente, se impone en esta guerra civil, los alauitas podrían concentrarse en sus tierras ancestrales: el noroeste, donde están las ciudades costeras de Latakia y Tartús, fundando allí un Estado gobernado por lo que quede del régimen.
    Eso evitaría el etnocidio que podría producirse si la mayoría triunfal se toma venganza. Los pogromos, masacres y deportaciones revanchistas abarcarían también a las minorías drusa y cristiana, acusada de haber colaborado con el régimen fundado por Hafez el Assad y hoy defendido a sangre y fuego por sus hijos Bashar y Maher.

    Leer +